Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2017

La enfermedad de las emociones: el trastorno bipolar — Varios Autores

Imagen
Las emociones guían y modulan nuestras vidas; son nuestro motor, constituyen el impulso que nos hace ir adelante, aunque no sepamos bien hacia dónde vamos. Si nos paramos a pensar qué es lo más importante para nosotros, nos daremos cuenta de que su importancia proviene de los sentimientos que depositamos en ello.
Este libro va dirigido especialmente a personas que padecen, directa o indirectamente, la enfermedad bipolar de las emociones, aunque también puede ser útil para profesionales de la salud mental, para ayudarles a encontrar modos simples de transmitir a los pacientes la comprensión científica y humana de su enfermedad y la necesidad de colaborar directamente en el tratamiento. Así pues, pacientes, familiares, amigos, psiquiatras, médicos de otras especialidades, enfermeras, psicólogos y personas interesadas en trastornos afectivos podrán hallar alguna respuesta a aquellas preguntas que inevitablemente surgen.


No he podido encontrar una imagen mejor de la portada, disculpad. D…

Teutoburgo — V. M. Manfredi

Imagen
En septiembre del año 9 d.C., veinte mil soldados romanos avanzan confiados en su victoria hacia un bosque impenetrable en el norte de Germania, pero en realidad todo comenzó años atrás...
Dos muchachos corren por el bosque. Armin quiere mostrar a su hermano Wulf un prodigio: el «camino que no se termina nunca». una vía pavimentada de piedras pulidas, tan hermosa como si fuera obra de los propios dioses, que los soldados romanos están construyendo cerca de su aldea, en el corazón de la agreste Germania. Una calzada que cruza bosques, ríos, ciénagas y ni siquiera se detiene ante las montañas.
Mientras están admirándola, oyen los pasos de una patrulla romana. Pese a oponer resistencia, terminan siendo capturados. Sin embargo no les matan. Armin y Wulf son los hijos del caudillo de los queruscos, un guerrero poderoso y amado por su tribu. Son llevados a Roma en calidad de «huéspedes» de César Augusto, quien los deja al cuidado del centurión Marco Celio Tauro.
Años después, los dos jóven…