Cuentos de hadas — 1. Duelo de pasiones — Teresa Medeiros


El valiente Lord Bannor de Elsinore necesitaba con urgencia de una mujer sensata que cuidara de sus hijos huérfanos y le mantuviera alejado de la tentación carnal. Mientras tanto, la joven Willow soñaba con un príncipe encantado que la librara de su mezquina familia. Ambos caen en un matrimonio, pero ninguno de los dos encuentra lo que buscaba. Willow se siente como una intrusa en el castillo, con un apuesto marido que no la quiere en su lecho. Pronto descubrirá que no es la indiferencia lo que anida en el corazón del impetuoso guerrero, sino un deseo tan poderoso que acabará por derribar todos los muros, una pasión tan ardiente que ningún río podría apagarla.


Ooooookey, antes de señalarme con el dedo gritando: «¡JA JA! ¡EVA LEE ROMANTICOSOS!», tienen que saber que este libro lo leí por primera vez cuando todavía descargaba libros con el eMule y usaba el Windows XP


No me leí solamente éste (quemándome de paso los ojos y hasta las cejas con el brillo de la pantalla), pero es el único que me gustó tanto que lo releí... cuando eso es muy raro que lo haga. Pero, Eva, ¿por qué? Habiendo esa montaña de libros por leer, ¿por qué releer este libro en concreto? Básicamente porque recordaba que me había reído mucho al leerlo y que me había enamorado de todos y cada uno de sus personajes.

La primera frase de este libro que me enamoró completamente fue:

«Nunca amaré a otra mujer como amé a tu mamá.»

¿Quíén dice esa ricura de frase? El papá de Willow. No desvelo nada superimportante si digo que el tipo es un patán durante todo el libro, pero esa línea me pareció adorable. No le basta con llamar a su hija Wilhelmina (pobre chiqui con ese nombre toda su vida... menos mal que luego tiene apodo... jajajajajajaja), sino que también la hizo pasar por una infancia de lo más triste solamente por mantener su estatus de aristócrata... o al menos para aparentar serlo.

Willow luego se encuentra con una madrastra horrible cuando esperaba tener una madraza que la adorase... y no es sólo que sea una harpía, sino que viene también con toda una camada de diablillos de los que tendrá que ocuparse como si fuera la criada o algo por el estilo.

Pasan los años y nos encontramos con que Willow cree haberse encontrado con su oportunidad de oro para escapar de allí: su príncipe azul ha llamado a su puerta... aparente príncipe azul, porque aunque la atracción física es instantánea entre los dos, Willow y Lord Bannor, no lo tendrán fácil.

Lord Bannor tiene otra camada de hijos. Éstos no son malos y caprichosos como sus hermanastros, pero sí son salvajes y les encanta hacer travesuras y jugar malas pasadas a Willow porque creen que viene a quitarles el cariño de su padre... vamos, lo típico XD. Pero son adorables con sus acciones y conversaciones. En serio, cuando lean este libro, van a querer pellizcarles las mejillas.

Aunque no se describen escenas sexosas muy a consciencia, sieeeeeempre se hacen referencias graciosas a la potente masculinidad de él:

«... se dirigió hacia Bannor con parsimonia y le hizo una reverencia tan profunda que la dejó boquiabierta ante una bragueta que no parecía necesitar almohadillado...» 


Luego vienen todas las travesuras que se hacen entre todos mientras que crece una historia de amor que no tiene como protagonistas a Willow ni a Bannor. Me habría encantado mucho leer un libro centrado solamente en ellos, de verdad. ¡¡¡Me parecieron superdulces!!! Hablo, por supuesto, de Piiiiiiiiiii y de Piiiiiiiii. Cuando él se entera de que ella es quien es, me encanta su respuesta. Le dice algo bastante parecido a lo que dice el prota de Sweet Home Alabama (pelí de Reesse Witherspoon y Josh Lucas). No voy a decirlo para no matar el momento si lo llegan a leer, sólo les digo que fue digno de suspiritos :3 :3.

Para ya terminar, debo decir que odié con toda mi alma el final. Cuando ..... le hace eso a ella, la respuesta de ésta no es nada creíble y es muy bobo. No me gustó. Hubiera preferido algo de drama... de media paginita al menos... En fin, amé el comienzo y el mientras hasta el anteúltimo capi, por lo cuaaaaaal, mi puntuación no puede ser otra que:



Comentarios

Entradas populares de este blog

Charlie Parker — 7. Los hombres de la guadaña — J. Connolly

Caen estrellas fugaces — J. Gil Romero

Herida muy profunda — Marissa Farrar

La enfermedad de las emociones: el trastorno bipolar — Varios Autores