Charlie Parker — 4. El camino blanco — J. Connolly



En Carolina del Sur, un joven negro se enfrenta a la pena de muerte acusado de haber violado y asesinado a Marianne Larousse, hija de uno de los hombres más ricos del estado. El caso, que nadie quiere investigar, es el tipo de misterio que se ha convertido en la especialidad del detective Charlie Parker. Este ignora que está a punto de sumergirse en un escenario teñido de sangre en el que se mezclan el espectro asesino de una mujer, un coche negro que espera a un pasajero que nunca llega, y la complicidad tanto de amigos como de enemigos en los sucesos que rodean la muerte de Marianne.

Paralelamente, en la celda de una prisión, el predicador Faulkner trama una venganza contra Parker, para ello utilizará a los mismos hombres a los que el detective está siguiendo, y a una extraña criatura que guarda todos sus secretos en la orilla de un río. Todas estas figuras deberán enfrentarse a su cruento destino final en el lugar donde convergen los caminos de los muertos y de los vivos.
Antes que nada, les dejo el link a las reseñas de los anteriores libros por si les interesa empezar con esta maravillosa saga:  y .


Después de leer esos tres primeros libros, supuse que en algún momento la cosa tendría que ir cuesta abajo en las ideas para la trama. Mi suposición fue errónea. Los malos son cada vez más malos o mantienen el nivel escalofriante de maldad de sus antecesores, lo cual realmente aprecio y aplaudo.

Vale, pues en este libro nos centramos en cómo son (y cómo eran) las circunstancias en el sur de Estados Unidos para los negros. Unas historias fuertes, muy fuertes. Incluyendo asesinatos de toda clase, persecuciones, maltratos, palizas, humillaciones...

«El cielo y el infierno empiezan aquí.»

Como sabrán, tenemos al protagonista Charlie "Bird" Parker. Él siempre atrae a personas de la peor calaña y con las mentes más retorcidas. Pero también sabe rodearse de dos amigos que nunca lo dejan en la estacada, estén donde estén, estén como estén. Me refiero a Ángel y a Louis. Son una pareja de gays de lo más opuesta uno del otro, pero encajan perfectamente. Ángel lo viene pasando mal y en este libro nos enteramos de cómo se conocieron porque hurgamos en el pasado de ambos. No voy a spoilear nada, sólo que me dieron ganas de dar unos cuantos tiros a unas cuantas personas. Louis es negro. Un negro bueno, parco en palabras pero duro como diamante. Le hace frente a todo sin pestañar. También ahondaremos en su pasado.

Louis, al haber crecido en el sur de EEUU, no lo pasó muy bien que digamos, y ése es uno de los hilos que sigue este (espléndido) libro.

Sabremos de venganzas personales y ajenas, actuales y antiguas. Sabremos de lealtades. Sabremos de amores prohibidos, de amores castigados, de "amores" forzados. Envidias. Rencores. Traiciones. Asesinatos impunes...

«Estamos atrapados no sólo por nuestra propia historia, sino también por la historia de aquellos a quienes elegimos para que compartan nuestra vida.» 

Tanto los delitos del pasado como los delitos del presente, tienen una intersección. Y nuestros protagonistas lo pasarán bastante mal física y mentalmente para poder resolverlos.

Sin embargo, no todo es sangre, balas, desapariciones, asesinatos. Nop, con este trío de amigos inseparables y supermegaadorables, también tenemos tiempo de echar unas risas. Sus conversaciones o comentarios (casi) siempre tienen un toque humorístico por parte de alguno. Y la verdad es que están bien colocados a lo largo de la historia. John Connolly maneja los tiempos muy bien y espero que no se le estropee su buena escritura.

«—Asustarse no es el problema. Lo complicado es no salir corriendo.» 

Tiene razón. Los protagonistas se permiten más de una vez sentir temor. No lo esconden. Lo cual es un añadido que nos permite verlos más como personas y menos como personajes.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Detestable error

Herida muy profunda — Marissa Farrar

Tarta de almendras con amor — A. Vallvey

Ugly love — C. Hoover