Animales fantásticos y dónde encontrarlos


Recién a mediados de enero fui a verla al cine.

¡¡No me tiren tomates!!

El caso es que tenía ganas de verla desde que la vi anunciada porque... todo lo que hace la señora J. K. me tiene enamorada. La sigo en Twitter y siempre comenta cosas interesantes y asertivas. Muy correcta en sus palabras pero sin callarse sus opiniones. Si controlan el inglés a un nivel medio, animo a todo el que lea esta entrada a seguirla.

Con ese interés que me crearon al pronunciar su nombre, ya me puse en modo "fangirl" hasta que conseguí verla. Y realmente me pasé toda la caminata de vuelta a casa (algo más de media hora) dándole vueltas y analizando los pormenores de la peli. Cada palabra dicha claramente por los personajes. Cada crítica a la sociedad.

En el mundo de Harry Potter también existe, pero me di cuenta solamente cuando cumplí los años necesarios para ir analizándolo todo, encontrándole el significado a los dementores y demás seres incluidos. Dentro de poco quiero volver a leerlos con una mente más adulta, ya que me adentré en ellos entre los últimos años de mi infancia y los primeros de mi adolescencia.

Pero hablando ya de la historia que nos cuenta Animales fantásticos..., debo decir que me ha impresionado la cantidad de temas actuales (y no tan actuales) que toca desde una perspectiva mucho más apta para niños. Nos habla de la intolerancia y de sus consecuencias. Nos habla de la tristeza y la depresión por no poder ser libremente lo que somos. Nos habla del miedo al rechazo. Nos habla también del odio y el miedo a lo desconocido y a lo diferente. Nos habla de la represión y de la presión que soporta mucha gente para comportarse de una manera considerada adecuada. Nos habla de los problemas que hay en lo referente a la diversidad de la fauna.

Especialmente bonita me resultó la idea de que a los niños magos se les obligue a reprimir su magia. Muy simbólico y acertado. Se hace en la actualidad y luego sufren (y sufrimos) las consecuencias de tener personas sin magia propia. Es como matar la individualidad y el potencial de cada una de esas personas frenadas en su desarrollo.

Se habla mucho de lo que una situación opresora puede crear dentro de una persona. Ya sea dentro de una familia o dentro de la sociedad, la opresión y el rechazo solamente sirve convertir a la gente en seres capaces de una violencia extrema.

Como personaje principal tenemos a un mago británico llamado Newt Scamander. Yo, personalmente, me quedé enamoradita de la actuación de Eddie Redmayne. Me pareció por completo apapuchable con esas caritas que pone. Durante toda la película estuve observándolo y analizándolo. A mí me pareció intuir algunas pautas, como la fijación con los animales o la imposibilidad de mirar a los ojos durante más de unos segundos o de la postura de la cabeza al entablar conversación. Mi teoría es que tiene un leve síndrome de Asperger. Él mismo admite no tener muchos amigos porque pone nerviosas a las personas. Eso, sumado a lo ya dicho sobre la fijación con los animales y su incapacidad para mirar a los ojos durante más de unos pocos segundos, me da que pensar.

De tener razón, tengo que caerme rendida a los pies de la señora Rowling. Estoy cansada de tener que ver protagonistas sin más síndrome que el de creerse el centro del mundo. Quiero leer más libros que tengan de protagonistas a personas con algún problema mental, y también quiero ver más pelis así.

¡¡¡Los shippeo mucho!!!
De los tres amigos que tiene a su lado, la que más me gustó es Queenie. Es muy dulce, inteligente, valiente, segura de sí misma, risueña, amable. Ella y Jacob hacen una pareja de lo más entrañable y quiero volver a verlos en pantalla. Un acierto total del casting (al igual que Newt, por supuesto).

La única que no me terminó de convencer fue Tina. Ay, lo siento mucho. Es que no sé si fue por ella o por la actriz. Me dejó fría. No me conmovió, no me hizo reír, no me inspiró empatía en ningún momento. La química entre ella y Newt fue casi nula durante las dos horas y pico que duró la película.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Detestable error

Herida muy profunda — Marissa Farrar

Tarta de almendras con amor — A. Vallvey

Ugly love — C. Hoover