La tierra de las mujeres — S. Barneda



Gala Marlborough viaja con sus dos hijas, Kate y Adele, a un pequeño pueblo del Ampurdán con la única intención de cobrar la herencia de un familiar desconocido y retomar cuanto antes su vida en Nueva York. Ignora que esa decisión activará una perfecta, sutil y acompasada maquinaria dispuesta a desempolvar mentiras enterradas, secretos familiares y a sanar almas entregadas a la amargura del dolor.



Gala, vive en Estados Unidos. Infelizmente casada con un tipo que no le da ni la hora, pero que es superfogoso en la cama (Nooo, no se relata más que una miniescena de sexo bastante ligera). Un día cualquiera, recibe una llamada desde un pueblo de Catalunya. En esa conversación se le solicita que viaje hasta ese lugar para recibir la herencia de su abuela, y tatatín y patatán.

En fin, su marido (no recuerdo su nombre :S) está en contra de que viajen ella y sus hijas porque se acercan las fiestas navideñas y tal. Pero en un acto de rebeldía nunca visto en esa familia (aquí Eva, o sea yo, pone los ojos en blanco), decide ir a ese pueblo del que no conoce nada de todas maneras, le pese a quien le pese.

Llegan al pueblo, donde no hay casi ni cobertura para los teléfonos móviles, donde la gente no va a la peluquería todas las santas semanas (al contrario que en New York), donde la gente es superbuena y entrañable... En fin, que el misterio empieza cuando ella se va a reunir con el abogado que lleva lo de la herencia. Él le dice que no puede cobrar nada de dicha herencia hasta que no descubra el/la autor/a de un cuadro que le presenta en esa misma reunión. Ésa fue la única condición impuesta por su abuela.

Claro, la pobre Gala (bonito nombre, por cierto), no tiene ni pajolera idea de quién pintó el bendito cuadro, así que tiene que guarecerse en la casa de su abuela mientras soluciona eso. Cuando van a esa casa de pueblo, con calles todavía sin asfaltar y donde los vecinos no están pared con pared, las niñas demuestran dos actitudes diferentes: la peque se lo toma como una nueva aventura y la mayor es bastante inaguantable y quejica.

Apenas entran, en el portal de la casa, encuentran una bolsa de bienvenida que alguien dejó ahí para ellas. Son productos de la zona, pero... no dice de parte de quién es ni con qué propósito lo dejaron allí.


La verdad es que leí este libro porque me entusiasmaba la idea de leer algo de esta presentadora/periodista. Me gusta su forma de expresarse y de pensar (casi siempre), así que me dije:


Pero claramente me estaba metiendo en la boca del lobo.

El libro es bastante flojito y repetitivo, aunque el tratamiento de los personajes estuvo bien, era todo... como si fuera una oda a la vida de pueblo y a la gente humilde. Eso sumado a un odio tremendo al estilo de vida de las grandes ciudades y de las clases altas.

Lo siento, pero... Naaaaah, no lo siento jajajajajaja. En muchas partes del libro (y digo muuuuuchas partes) sentí que estaba leyendo más bien una guía turística. Está genial para ambientarlo y darle un contexto rico al argumento, pero en mi opinión eso ocupó muy demasiadas páginas... sin ton ni son, que es peor. Si no tienes ideas para hacer un libro de 300 páginas, pues haces uno de 200, y punto.

Las hijas de Gala se llaman Adele y Kate. Adele es la peque que a veces parecía tener 4 años y a veces esos 8 que dice tener... Está bien que sea niñita, pero no me la hagas idiota, Sra. Barneda. Kate es una adolescente dolida. Vale, lo entiendo, pero esas actitudes de niñata insoportable no son tan normales para una chica de su edad como nos señala la autora página tras página... casi literalmente, todo el rato está justificando la actitud reprochable e inmadura de Kate. Creo que hace demasiado hincapié en «como es normal en esa edad», «como todo adolescente»

En definitiva, la vida de las protagonistas era una mierda superficial y triste y desdichada. Estaban las tres más tristes que los tres tigres comiendo trigo de un trigal. Más tristes que Bambi el día de la madre. Más tristes que un forever alone el día de San Valentín. ¡Pero ojo! Cuidao. Porque apenas ponen un pie en Barcelona, todo es paz y amor y sinceridad. ¿POR QUÉ? Las personas no cambian de un día para el otro.


Tengo problemas hasta para puntuar este libro. Ni sé en qué género debería ponerlo, porque sí, tiene romance, pero no es el hilo conductor... pero tampoco entra en ninguna otra clasificación. Por lo tanto, este libro perdió justificadamente esas tres máquinas de escribir... pero no todo es taaaan insoportable. La idea en general no era mala del todo y el "protagonista" masculino es más bueno que el pan. Así que se gana:


Comentarios

  1. No me llama nada y menos después de leer tu opinión.
    Yo también he hecho eso de leer libros de periodistas que salen en la tele, y no he tenido muy buenas experiencias.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!

      Sí, caigo en ese error como tontaina. Veo un nombre de escritor megaconocido y ¡pam! me llama como miel a la abeja.

      ¿Te refieres al libro de Cristian Gálves? Le tengo ganas a algún libro de él porque me cae bien XD Pero no sé si darle el sí o el no :S :S

      Saludos!!!

      Eliminar
    2. Hola, pues no. No he leído nada de Cristian Galvés, ni siquiera sabia que escribía libros jajaja Me refiero exactamente a La luz de candela de Monica Carrillo (periodista de antena 3) y a uno de maria teresa campos que ni lo terminé y no me preguntes porque lo leí jajaja (mi abuela tiene demasiada influencia sobre mí)
      ¡Un beso!

      Eliminar
    3. Uy, las abuelas... jajajajaajjajajaja... yo solamente dejo que me haga el postre de vainillas con galletas de chocolates... jajajajjaja, nah, es broma.

      Tampoco sabía que ellas escribían!! Aish... ahora publica cualquiera >.<

      Besotes!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vampire Academy

Herida muy profunda — Marissa Farrar

Detestable error

Redemption — 0.5 Isn't she lovely — L. Layne