Charlie Parker — 2. El poder de las tinieblas — J. Connolly


Una fría noche de invierno, la paz de Maine se ve perturbada por dos hechos en principio inconexos: un sangriento tiroteo durante el cobro de un rescate y el suicidio de una anciana en pleno bosque. Contra todo pronóstico, todas las pistas apuntan a un mismo hombre. Y Charlie Parker, a quien ya conocimos en Todo lo que muere, deberá actuar con rapidez porque los acontecimientos se suceden a un ritmo vertiginoso, los cadáveres se multiplican y la violencia se extiende como un rastro de sangre por los bosques nevados de Maine. Con esta segunda novela, John Connolly se consagra como un maestro del género negro.

Aunque sea la segunda entrega de esta fantástica saga, podrás leer El poder de las tinieblas sin problemas y sin perder el hilo de lo que pasa, ya que las tramas policiales se cierran al acabar el libro. No queda nada al azar. Obviamente, la historia de los personajes siempre va avanzando de a pasitos de bebé, por lo que sí podrías spoilearte en pequeñitas cosas, pero en la trama principal no.

Si no leíste el primer libro y quieres saber de qué va, dejo aquí el enlace a esa entrada: Charlie Parker — 1. Todo lo que muere

Empezando ya a comentar este segundo libro, empezamos esta nueva aventura de Bird con un prólogo que nos lleva a dos escenas distintas pero con dos cosas en común: la muerte de personajes y el frío.

En una escena, nos encontramos con dos agentes del FBI que están escuchando y vigilando a otros dos personajes que luego descubrimos son de la mafia y están ahí para hacer un intercambio: dinero por chica secuestrada. La entrega sale mal, se lían a tiros y mueren todos.

En la otra escena, nos sumergimos en un asilo de ancianos en medio de la nada y bastante mal cuidado. Una anciana intenta huir de ahí y no sabemos por qué. Ataca al pobre vigilante y sale a la noche invernal. Se organiza una búsqueda con algunos policías y empleados del asilo y logran encontrarla, pero la anciana está fuera de sí. Tiene miedo y no quiere volver allí porque dice que la van a matar. Casi la convencen pero en un visto y no visto, la mujer se pega un tiro y muere. Sus últimas palabras fueron dirigidas a Caleb Kyle.

«Un hombre desligado de su pasado es un hombre a la deriva en el presente.»

Habiendo leído el primer libro, sabemos que Charlie le tuvo gran estima a su abuelo, policía también. Ahora profundizamos más en la relación que compartían y sale a la luz que su abuelo estuvo obsesionado con resolver un caso donde murieron unas cuantas chicas de forma muy cruel y cuyo culpable nunca fue encontrado.


No sé si recuerdan, pero en la reseña de Todo lo que muere, dije que John Connolly escribe de una manera genial. De acuerdo, admito que me quedé corta, cortísima al elegir esa palabra. Es alucinante, perfecta, asombrosa, extraordinaria, directamente divina su manera de poner en papel sus ideas macabras.

«Cuando Jennifer y Susan murieron, me ocurrió algo parecido, pero esta vez mató algo dentro de mí; [...], amputó una parte de mí para siempre.»

Siempre me gustó el género policial, pero este escritor lo lleva a un nuevo y más alto nivel. Sigue siendo una pena que no le hagan campañas de marketing a su altura. Y es que aparte de tener unas ideas de lo más originales y de mezclar distintos géneros, logra meterte de lleno en lo que está pasando. Sus escenas de crímenes están tan detalladas (pero sin llegar a aburrir) que te horrorizan. Las conversaciones entre los tres amigos logran sacarte más de una carcajada aunque estén en medio de tan espantosos casos. Dudas ya de todo el mundo porque siempre, siempre mete todo tan bien entretejido que una palabra que esté aquí y no allá, ya te hace sospechar de que tendrá importancia más adelante, y así durante toditas las páginas que lees y claro... terminas así con la cantidad de datos que vas metiendo en post-its:


A diferencia de lo que venía leyendo, siempre tienes información nueva, siempre pasa algo, siempre tienes ganas de seguir leyendo porque sabes que al darle la vuelta a la página te gustará aún más la historia.

Ahora me dirán: «Eva, pero si en otra reseña te quejabas de que siempre estaba pasando algo... ¬¬'». Síiii, ya lo sé jajajajajajaja. Sin embargo, en aquél libro las cosas pasaban sin ton ni son y llegaba un momento en que ya no te sorprendía que algo interrumpiera el descubrimiento de algún dato importante para la trama. En El poder de las tinieblas no sucede eso. Siempre pasa algo, pero está todo tan bien unido, con una fluidez tan natural y creíble que resulta de lo más motivador pasar de página. Ningún capítulo queda como relleno y no quedan cabos sueltos.

Así, quedo enamorada con todos los personajes. Tanto buenos como malos. Son complejos. Nadie se queda con un presente y nada más. De hecho, a todos se les aporta un pasado que nos hace todavía más creíble el desarrollo que toma la historia con el correr del libro.

Ángel y Louis son dos (ojalá) personas que ayudan y protegen como mejor saben a nuestro protagonista pero sin ser solamente sombras oportunas para sacar del atolladero a Bird. Aportan muchísimo a la trama, no se quedan entre bambalinas de secundarios... y eso me hace tremendamente feliz.

El escritor, John Connolly va dejando un reguero de semillitas para que encontremos al asesino (o asesina) pero es tan gradual todo, tan detallezco (Anda! Me inventé una palabra XD) que uno ni se da cuenta hasta que el propio Charlie te lo dice con sus acciones.

«Las cosas son como son, y lo cambios en la naturaleza sólo esconden su verdadera esencia durante un tiempo.»

Señor Connolly, si en algún momento te llega esta reseña, deseo y espero que sigas manteniéndote a esta misma altura en todos los siguientes libros que leeré de ti, porque te has convertido en mi autor a adorar desde lejos.

Comentarios

  1. Si en algún momento le llegan nuestras reseñas a John, espero que nos contrate como publicistas, porque sí que le ponemos ganas a describir sus libros con todos los "geniales", "maravillosos" e "increíbles" posibles jajajaja.
    Y como publicista no oficial de Connolly que soy, tengo que decirte que, en los doce (o trece, ya medio que me pierdo) libros de Charlie que leí de él, nunca, nunca, baja el nivel (al menos, para mí :P). Charlie siempre es "genial", "maravilloso" e "increíble" jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Em!!

      Jajajajajajajajajaja, publicistas? Me encanta la idea!! Además no mentiríamos cuando usemos esos adjetivos con sus libros :3 :3

      Ay, sabés que me superalegra que digas eso :) :) Los crímenes pueden ser más o menos originales, pero su manera de enredarlo todo y... Baaaah, con esos personajes me pondría a leer hasta la historia de una tarde anodina comentando la serie más pedorra que exista... jajajajajajajajajaja

      PD: Para los próximos libros tendré que buscarme otros adjetivos jajajajajjajajajajajajja

      Eliminar
    2. Sí, es verdad. Yo leería cualquier cosa en la que aparecieran Charlie, Ángel y Louis. Incluso hay un libro así, un stand alone donde Charlie hace un cameo, aparece en un capítulo nada más, pero obviamente que tenía que leerlo, porque aparecía el nombre de Bird jajajaja (igual, todo el libro es genial por sí solo, aunque nuestro querido detective no sea el protagonista :P)

      Eliminar
    3. Ay, no!! CALLATE!! En serio?? Cuál es??? Recomendámelo por GR!!! :D :D :D

      Eliminar
  2. Hola!! No había oído hablar de este libro pero me lo apunto. Me ha llamado la atención
    Nos leemos :)

    ResponderEliminar
  3. Buenas!!

    La verdad es que yo tampoco hasta que Emi me los recomendó. Ayy. qué bien! Ojalá te guste todo tanto como a mí :) :)

    Besotes yoglaxxianos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Trilogía "El despertar"-Josephine Angelini

K de Kilómetro

Love, rosie