#Kissme — 2. Objetivo: tú y yo — E. Kennedy


La segunda entrega de la trilogía #Kissme está protagonizada por Logan, un ligón acostumbrado a conseguir a cualquier chica a la que desee, y Grace, una chica dulce y encantadora pero no menos orgullosa: el cóctel explosivo está servido.

Si quiere recuperar a su chica, va a tener que seducirla...

Logan conoce a Grace por casualidad. Metido a fondo en su papel de playboy, iba buscando a otra persona, pero acabó llamando a la puerta Grace y se encontró con una chica tierna, divertida... y para nada lo que Logan anda buscando.

Así que Logan rechaza a Grace. Error. ¡ERROR!

Ahora ella no quiere saber nada de él, pero Logan está dispuesto a lo que sea, LO QUE SEA, con tal de tener una segunda oportunidad.

Chicos que saben lo que quieren. Chicas que saben lo que quieren. Risas, amor, y mucha, mucha tensión sexual.
De acuerdo, estamos en un libro que esperaba mucho porque Logan me llamó la atención desde el libro anterior, así que esperaba con ganas leer su libro protagónico.

El primer tercio de Objetivo: tú y yo me gustó. Me pareció original la manera de conocerse entre esta pareja, y también me dio curiosidad la idea de que él estuviera pasándolo mal por... ¡¡¡ALERTA DE SPOILER!!!... estar coladito por la novia de su mejor amigo. Es algo que en los libros no explotan lo suficiente. Casi siempre es ella la que sufre de desamor, así que en ese contexto, este libro sí que es novedoso.


Pues con las expectativas por las nubes, abrí este libro bastante más corto que Prohibido enamorarse. Si hubiese tenido unas páginas menos, me creería que es un 1.5 tan de moda en estos tiempos.

Así que, a juzgar por lo largo del libro, ya empecé a mirarlo de reojo con desconfianza. Eso es porque en las sagas espero (y casi exijo) que todos los libros tengan más o menos las mismas páginas, sobre todo sabiendo que siempre nos centramos en un protagonista distinto.

Pero es Logan, por el amor de Dios, no podía prejuzgarlo por el tamaño... *sugerente contoneo de cejas*

Con lo cual, abrí el libro y me gustó hasta el fatal error que comete el prota. Esa discusión hace que terminen separados sin hablarse para nada (y sin despedirse) durante todo el descanso de la universidad. Aunque me chirrió que el primer encuentro sexual fuera en el primer encuentro casual también, no le va a la personalidad de Grace, pero vale. Eso lo pasé por alto porque, a ver... ¡es Logan!


Pero es que luego la cosa cae en picado en cuanto a las escenas de "amor" de los protas.

Los dos personajes son divertidos, son graciosos, tiernos, amorosos, inteligentes... Por ahí no viene el problema. El asunto es que me faltó empatizar con ellos. Cuando tratan sus temas familiares y sentimentales ¡puf! El desarrollo fue bastante pobre (quizá por el número de páginas). Tampoco me gustó el tema de que hubiera poca conversación. Él no habla casi con sus padres ni con su hermano, y eso que no se llevan mal. Sólo que parece que a la autora no le interesaba darle profundidad a la vida de Logan. Y es que no le llegamos a ver su faceta de chico alegre, descarado y atrevido, pero buen compañero del primer libro. Y eso me pone: 1) rabiosa y 2) triste.

Ella se dejó absorber por las amistades y durante el libro irá aprendiendo a ser independiente. ¡Bien por ella! Cuando se pone nerviosa pierde el filtro cerebro-boca, y con eso sí me sentí identificada :P . Sin embargo, le ocurre dos veces contadas. Y creo que es un recurso que podría haber explotado un poco más si le hubiera dado la gana de alargar el libro metiendo drama a la trama.

Y en cuanto al amor... ¿Cómo puedo decirlo suavemente? Pues que lo califico de «ganas de demostrarse algo» por ambos lados. Y eso no me parece bonito. No he visto evolución en ninguno de los dos.

Para resumir:

* El romance y la trama son bastante flojos.
* Cero crecimiento personal.
* Demasiado necesitados a nivel emocional.
* Las escenas por separado estuvieron chulas, graciosas.
* En esta segunda entrega tampoco he subrayado nada. Ninguna cita decente.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Magia prohibida — J. Beverley

Detestable error

Redemption — 0.5 Isn't she lovely — L. Layne

Herida muy profunda — Marissa Farrar