El corredor del laberinto — 2. Las pruebas — J. Dashner



El laberinto sólo era el principio.

Resolver el laberinto se suponía que era el final. No más pruebas, no más huidas. Thomas creía que salir significaba que todos recobrarían sus vidas, pero ninguno sabía a qué clase de vida estaban volviendo.

Árida y carbonizada, gran parte de la tierra es un territorio inservible. El sol abrasa, los gobiernos han caído y una misteriosa enfermedad se ha ido apoderando poco a poco de la gente. Sus causas son desconocidas; su resultado, la locura.

En un lugar infestado de miseria y ruina, y por donde la gente ha enloquecido y deambula en busca de víctimas, Thomas conoce a una chica, Brenda, que asegura haber contraído la enfermedad y estar a punto de sucumbir a sus efectos. Entretanto, Teresa ha desaparecido, la organización CRUEL les ha dejado un mensaje, un misterioso chico ha llegado y alguien ha tatuado unas palabras en los cuellos de los clarianos. El tatuaje de Minho dice «el líder»; la de Thomas, «el que debe ser asesinado»

Si te gustó el primer libro, TIENES que leer este otro. No es que sea supermegagenial porque te saque alguna duda que te había quedado o te dé un final en el que digas: «Oooh, entonces es así cómo empezó todo...». Nop, no podrías estar más equivocado si crees que leerás eso. Más bien te quedarás como este adorable chico:



Todo empieza con todos pensando «Uy, qué bien, ahora podemos comer pizza» y, de hecho, ¡comen pizza! Pero claro... luego se van a dormir todos tranquilitos y con la panza llena, y ni se les pasa por la cabeza el desastre al que están a punto de enfrentarse.

Seguimos con el "suspirable" bromance de Thomas y Minho (en serio, hasta podría shipearlos como pareja, pero eso ya es otra cosa *coffcoffodioaTeresacoffcoff*). Y es que Minho tiene las ocurrencias más divertidas del libro... y me atrevo a decir que de la trilogía completa... Aparte de ser valiente y cargarse el destino de todo su equipo a la espalda de manera natural.

En una parte, él dice:

«... Además, deberías haber hablando antes de que rompiéramos la cerradura en mil pedazos, gilipullo...»

Jajajajajaja, en serio, este personaje me chifla. Lo siento Tom, lo siento Newt, sois geniales, pero él se lleva todo el protagonismo de buena parte del libro.

Newt apareció muy poquito, pero sigue siendo la voz de la razón:

«Vamos, es el mismo concepto. Es evidente que estamos aquí por un puñetero propósito que al final sabremos cuál es»

Thomas está intranquilo porque le siguen llegando recuerdos-sueños, no se fía de nadie, desaparece Teresa (en cuya habitación hay un letrero con las palabras la traidora), sigue traumatizado por la muerte de Chuck, se le añade presión por todos lados... Vamos que el chico no encontró nunca en su vida un trébol de cuatro hojas.

Ya sabes que los libros de esta trilogía tienen el don de dejarte loco de una manera rara y no siempre buena al final de toditos los capítulos. Así que no voy a contar tooooodo lo que pasa, sólo que aparecen unos personajes nuevos a los que les doy el visto bueno (buenísimo), tanto buenos como malos.

Hay dos cosas que no me gustaron:

* La estupidez de Teresa y la ridícula relación amorosa amistosa que tiene con Tom. Me parece forzada, boba y un pelín falsa por ambas partes. Entiendo la difícil situación en la que estaba "la puerca", pero no me gusta ni gustó mientras leía su enfoque en el problema. Y Tom... tan enloquecidamente enamorado y babeando por ella... ¿por qué? En serio, ¿por qué? No la recuerda, y sólo pasó un par de días con ella en la que sólo hablaron un total de 5 o 6 conversaciones no muy extensas. No me lo trago.

* Newt apareció muuy poquito. Entiendo que se le tiene que dar cabida a los nuevos personajes, pero ¡no me dejes de lado a Newt, James Dashner! Como me hagas eso en el tercero...


Por lo tanto, sigo sin poder darle la puntuación perfecta a estos libros, y mira que me gustan...








Comentarios

Entradas populares de este blog

Vampire Academy

Herida muy profunda — Marissa Farrar

Detestable error

Redemption — 0.5 Isn't she lovely — L. Layne