Película: La bailarina


La Danseuse centra su historia en torno al éxito y posterior declive de la bailarina Loïe Fuller. La joven no sólo alcanzó su sueño de ser un icono del cabaret Folies Bergères de París y principios del siglo XX, sino que supuso una verdadera inspiración para Toulouse-Lautrec y para los hermanos Lumière. Loïe fue una mujer adelantada a su tiempo con una gran carrera por delante, pero ve todo su esfuerzo amenazado cuando aparece en su vida Isadora Duncan, una chica ambiciosa que será su mayor rival.

No fui al cine con grandes expectativas, a decir verdad. Sólo esperaba darle mi apoyo a las pelis no tan conocidas ni con grandes nombres. (Perdón por no conocer a ningún actor ni actriz xD)

Sin embargo, me quedé prendada de cada palabra, gesto, paso que ocurre durante las casi dos horas que dura... y les voy a contar por qué...


En los primeros minutos de película, me pregunté (¡muy seriamente!) si me había equivocado de sala al entrar en la número seis. El problema fue que yo esperaba que empezara desde el minuto uno en un teatro con bonita ropa y telas colgando del escenario y.. bueno, toda esa parafernalia.

El caso es que empezamos con la vida de Louise, una campesina del oeste de los Estados Unidos que sueña con convertirse en famosa. Por los azares de la vida, se ve en una situación en la que tiene que o dar el paso o acabar dios sabe dónde.

Loïe en una de sus primeras actuaciones.
Louise es empecinada y, cuando decide que quiere algo, lo consigue. Nunca con malas artes, sólo llama a las puertas cuantas veces sean necesarias para dar con la persona que la ayuda salir del bache. Ella tiene una fuerza de voluntad enorme y una imaginación más grande aún. No le importa tener que sufrir unos terribles dolores de espalda para poder llevar a cabo su precioso número. No le importa que las luces que crean ese efecto de alas de mariposa le hagan polvo los ojos. Ella quiere ser el espectáculo, quiere darle vida a lo que tiene milimetrado en ese cerebro suyo.

Siente verdadera pasión por lo que hace. Hay momentos en los que se ve que ya no es pasión, sino obsesión por el talento (propio y ajeno).

Cuando Louise ya es Loïe Fuller, la bailarina que todas las personas quieren conocer y admiran, es cuando comienzan los problemas para ella.

Nunca fue muy sociable, y hay una escena que me rompió un poquito el corazón por todos los famosos del mundo. Siento mucho spoilear, pero es importante para esta reseña.

Dada la gran aceptación del público a su espectáculo, deciden hacer una "presentación en sociedad". El público está llegando, ansioso por hablar con ella y conocerla, pero a Loïe le entra el pánico. Duda de sí misma como persona y se pregunta qué quiere el público, si conocer a Louise o conocer a Loïe. Con lágrimas en los ojos y angustia verdadera, se repite que, cuando conozcan a Louise, el hechizo se romperá, que no la irán a ver nunca más, que defraudará al público.

A mí esa parte me encantó y me abrió los ojos con respecto a cómo actuamos los fans cuando vemos a nuestros actores o cantantes favoritos. ¿Cómo se sentirán ellos en esas situaciones? Y nosotros como fans... ¿queremos a la persona o al personaje?

Aunque no les llame mucho la atención el desarrollo de la vida de Loïe, animo a todo el que lea esta entrada a ver la peli. Esas escenas de baile son espectaculares, los efectos que se consiguen me dejaron boquiabierta. Desde aquí aplaudo al realizador ♥

Les dejo el tráiler ;)




Comentarios

Entradas populares de este blog

Herida muy profunda — Marissa Farrar

Detestable error

Charlie Parker — 8. Los amantes — J. Connolly

Halloween