Caen estrellas fugaces — J. Gil Romero




El cielo de Madrid se tiñe de rojo sangre... El firmamento parece venirse abajo.

Pero este solo es el primero de una serie de sucesos extraordinarios. A lo largo de dos intensos días de septiembre de 1859, dos personajes opuestos llevarán a cabo la investigación de estos fenómenos. Él es un hombre huraño y cínico, aferrado a la razón, antiguo investigador de falsos milagros que ya no cree en nada; ella, una joven vidente que puede percibir lo que la razón niega pero que vive atemorizada por inquietantes visiones.

Su aventura es conducirá hasta los infiernos, la ciudad de abajo, surcada por pasadizos ocultos; y también a los cielos, sobre los resbaladizos tejados. Juntos, recorrerán ese siglo XIX que se debate entre la fe y la ciencia, la luz y la oscuridad. Allí, donde acechan los monstruos, una singular belleza brilla junto a lo siniestro.




Este libro empezó de una manera bastante llamativa que logró captar mi atención. Una sesión espiritista de una mujer ciega que realmente tiene visiones y se gana la vida asistiendo a fiestas donde la contraten los adinerados del Madrid del siglo XIX. Se detallan las visiones de ella como flashes que, por lo menos a mí, me encantaron y me dieron ganas de leer más para saber qué diablos iba a ocurrir.

Sin embargo, después de eso y del duelo a primera sangre que otros personajes celebran aunque sea ya ilegal (en el que se presenta al otro prota: Leonardo Luzón), la forma de narrar la historia va decayendo.

He leído varias reseñas de este libro para saber si leerlo o no. Lo cierto es que a la gran mayoría de las personas que han dado sus opiniones en sus blogs, les ha gustado mucho que el autor se parase a ambientar por dónde ocurren las cosas que ocurren y qué caminos toman los personajes para llegar a donde quieren ir. Por favor, no me malinterpreten, la ambientación me moló. Lo que me irritó (y me hizo saltarme párrafos), es la exactitud casi obsesiva que se tiene para puntualizar exactamente: el nombre de la calle por la que caminan y cómo se llama en la actualidad, cuándo cambiará esa calle, por qué se le pondrá tal nombre y lo importante que hizo esa persona para merecer tener una calle con su nombre, qué iba a construirse en el siglo XX en esa zona, qué edificio se modernizaría para albergar lo que sea,... Ufff, acabó hastiándome tanto detallismo histórico que no aportaba nada de nada a la trama, solamente servía para que sepamos lo mucho que se documentó la persona que escribió el libro.

Además de ese tedio, que sinceramente no es poco, la trama resulta llamativa por dos personajes:

1) La ángel caído: totalmente enamorada de la historia que lleva detrás esta mujer. Creo que, a pesar de que no leería una secuela, sí me interesaría leer una precuela con ella como protagonista. No les describo nada más de ella para no arruinarle la trama a quien quiera leer la obra bajo su propia responsabilidad.

2) Luzón: tiene unas salidas conversacionales que me han arrancado alguna que otra sonrisa (si obviamos sus análisis de frenología a todo quisqui) y me dio ternura su forma de actuar con Elisa, la vidente anodina pero valiente que es el hilo conductor de la historia.

«Pues ¿no ha de ser por fuerza valeroso alguien que es capaz de ver tales horrores?»

Y ya para resumir y no hacer superlarga la entrada, os digo que a mí no me ha gustado el libro. La idea que el autor tuvo para llevar a cabo la trama es bastante buena, solo que su manera de plasmarla me ha llegado a aburrir y eso es imperdonable en una obra, bajo mi punto de vista. Eso no quiere decir que os diga que tachéis este libro de sus listas, porque a otras personas sí que les ha gustado.




Comentarios

  1. ¡Hola!
    Una lástima lo que has mencionado, porque cuando empecé a leer tu reseña me estaba llamado mucho la atención; pero finalmente lo voy a descartar por que mi lista de pendientes se está extendiendo demasiado jajaja
    Se agradece la honestidad aun así :)

    Un abrazo desde Mil Jeroglíficos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holaaa!

      BIEEEEEN. Ha funcionado mi manera sutil de hacer que quien lea esta reseña lo quite de su lista para siempre *pulgares arriba*.

      Gracias por pasarte, ¡un saludete!

      Eliminar
  2. Hola Eva. Gracias por el tiempo que te tomaste para leer nuestro libro. Anotamos tus críticas. Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los Luciditas — 1. Despertada — S. Noffke

La llamada de las brujas — F. Gómez Guillamón

Herida muy profunda — Marissa Farrar