Charlie Parker — 1. Todo lo que muere — J. Connolly



Una noche, Charlie «Bird» Parker, inspector del Departamento de Policía de Nueva York, discute por enésima vez con su mujer y sale a tomar unas copas; cuando vuelve a casa, se encuentra a su mujer y a su hija de tres años salvajemente asesinadas. Entre los sospechosos figura el propio Parker, pero el crimen no podrá resolverse. Incapaz de superar los sentimientos de culpabilidad y expulsado del cuerpo de policía, PArker se convierte en un hombre atormentado, violento y deseoso de venganza. Cuando su ex jefe le pide ayuda para resolver el caso de una joven desaparecida, Parker acepta y se embarca en una investigación que le llevará hasta el sur de Estados Unidos, donde se las verá con el crimen organizado, con una extraña anciana que dice oír voces de ultratumba y con el «Viajero», un despiadado asesino en serie.


Apenas terminé de leer este libro, me puse a pensar cómo caray hacer esta reseña. No es nada fácil. No sé por dónde empezar ni qué desvelar para no spoilear demasiado. Quiero fangirlear con algunos personajes y destrozar lentamente a otros.

Pero empecemos por la trama. Como bien nos anticipa la sinopsis, Charlie es un policía.Un policía de los buenos, de los protagonistas de series como Mentes Criminales o Ley y Orden, pero por circunstancias que todavía no se desvelan en este libro, tiene problemas para separarse de su nueva mejor amiga: la botella. Sí, es (era) borracho, ahora reformado.

Pero ¿saben qué más nos cuentan desde la página 1? Que hay personas tan retorcidas, malparidas, impresentables e inhumanas como para cometer crímenes tan tremendos como nos cuentan desde el principio. Una noche que Bird sale a beber tras una pelea con su mujer, alguien entra en su casa y mata horriblemente a su mujer y a su hijita. Les arranca la cara, les abre el canal y... ay, dios. Es todo un desastre. ¿Y quién encuentra los cadáveres primero? Charlie Bird Parker.

Sabiendo este dato, ya se nos hace mucho más entendible su comportamiento a partir de ahí. Después de meses de estar el caso estancado y él estando fuera de la policía, decide investigar solito y empezar a tirar del hilo para ver a dónde llega. Es así como entra en contacto con una mujer adinerada que lo contrata para descubrir cómo está una amiga suya que ha desaparecido sin dejar rastro ni nada dicho. Una simple desaparición que lo llevará a una trama muy interesante y a acercarse cada vez más al asesino en serie que le hizo eso a su familia.


Durante mi opinión, dejaré pequeñas citas aquí y allá porque es sencillamente genial la manera en que escribe el señor John Connolly. Tiene grandes cualidades y me da pena que no sea un superventas mundialmente reconocido... en especial teniendo los antecedentes de Ken Follet y James Dashner, que tienen un ojo buenísimo para encontrar personas que les hagan marketing, porque, en mi opinión, no son la gran cosa ni como escritores ni como pensadores.

Fans de Follet y Dashner, ¡¡no me mateeeeeis!!

Todo lo que muere tiene:

1. Trama: trepidante y muy bien pensada. MUY bien pensada. Aunque si eres lector asiduo de esta clase de género, puede que sepas por dónde van los tiros unos capis antes de que realmente pase lo que tiene que pasar. O es que yo soy igual de retorcida que el asesino de niños... vete a saber.

2. Personajes: coherentes en todo momento y complejos, como nos gustan. Comenzando con Charlie, cuya historia ya delineé más arriba, siguiendo con Walter Cole (que aunque aparezca poco, tiene cierta importancia para darle un impulso a la trama cuando lo necesita), Woolrich, Louis, Ángel y Rachel. Connolly hace posible que nos encariñemos y nos den una pena enorme los destinos de los protas y los secundarios. Es realmente tremendo el bagaje que solamente vislumbramos en esta primera entrega de la saga. No todos me caen bien. Rachel, por ejemplo, es de los personajes más flojos e irritantes de este libro. Es psicóloga y le gusta señalar a la gente con el dedo diciéndole que están haciendo las cosas mal de acuerdo a su orden moral... *Abucheos*. Aplaudo a personas como Charlie, Ángel y Louis, personas con las ideas bien claras de qué está bien/regular y qué es intolerable.

"—Vamos al infierno, ahí es adonde vamos."

2 bis. Siento decirles que hay un personaje que ya tiene dueña: Ángel es propiedad de Emi (aunque los fines de semana me lo quedo yo :P ).

3. Conversaciones: duras algunas y divertidas otras. Duras son las escenas que nos presenta Connolly, más que las conversaciones. Y divertidas son las ocurrencias de nuestros tres espadachines, que lejos de ser los típicos niños rectos de toda novela policíaca, nos regalan declaraciones como:

"—¿Y a ti cómo te va la vida?
—Como siempre: envuelta en papel de regalo, adornada con un lazo rojo y entregada a otro."
  
O como:

"—Willie, necesito el coche. Los taxistas ya me tratan como a un viejo amigo. Algunos ni siquiera intentan timarme."


Imposible no quedar enamorada de Chad Murray... con sus adorables hoyuelos... y también nos enamoramos (o al menos yo) de los arranques de unos y otros personajes del libro.

Para resumir: gran talento del autor para describir escenas criminales, para inventarse asesinos retorcidos y protagonistas tan variopintos como excelentes y para hacernos sonreír en un ambiente tan horrendo como son los casos que desarrolla durante el libro (que se cierran ambos, no hay final abierto, gracias a Dios). Mi buen amigo John habla sobre la sociedad, sobre la muerte, sobre el dolor con un tono realmente interesante. Me gustaron varias conversaciones que mantuvieron Woolrich y Bird, que son las más profundas en lo relacionado con la sociedad y los problemas de ésta. También enganchan las conversaciones amistosas y leales de los tres mosqueteros, así que no hay desperdicio en este libro. Solamente me sobra Rachel, pero reconozco (muuuuy a regañadientes) que hizo falta para la trama.


Comentarios

  1. Me encantó la reseña! Sólo por eso, te dejo que te lleves a Ángel los fines de semana jajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tiré el lance y me salió!! jajajajjaajja Me gané a Ángel para los fines!!!

      http://i77.photobucket.com/albums/j75/eragon86/CelebracionChampionsRealSociedad_zps9a5e7aa1.gif

      Eliminar
    2. Jajajaja. Puede ser que cuando leas el segundo, no te alcance sólo con los findes... pero voy a esperar a que leas el segundo para volver a negociar la custodia de Ángel :P

      Eliminar
    3. Nooooo, esperá, no me tires la caña a ver si pico! jajajajajajajajajaja... picaré, pero necesito dos meses de concentración y de no baboseo jajajajajaja

      Sin embargo, el mundo es testigo de que te ofreciste a renegociar la custodia de este grandote!!!! :3 :3

      Eliminar
    4. Dos meses? Espero que tengas la voluntad. Si falla, pensá que te quedan al menos otros catorce libros en los que aparece Ángel, así que lo que menos falta hace es apuro jajajaj. Y en abril sale otro nuevo de Charlie, así que no te preocupes porque esto vaya a terminar pronto. Aunque, a este paso, los protagonistas van a terminar la serie con ochenta años cada uno. Bah, Ángel un par de años arriba, porque es mayor que Bird y que Louis, así que seguro va a ser una aventura desde el hogar de ancianos :P

      Eliminar
    5. Estoy que me falta tiempo para todo, Em jajajajajjaja Y yo no puedo no dormir por las noches como cierta persona a la que no estoy señalando con flechitas.

      ^^^^^^^^^^^
      |||||||||||

      Jajajajajajaja, es lo más parecido que se me ocurrió jajajajajajjajaja

      Ya sé que Ángel nos tiene enamoradas, pero ando saturada :( ...y no tengo ni siquiera el índice del trabajo de final de curso que tengo que entregar en marzo :/ :/ :/

      http://gifsec.com/wp-content/uploads/GIF/2014/03/-stress-GIF.gif?gs=a

      Peeeeeero tengo la teoría de que entre libro y libro no pasa mucho tiempo, y en el primero no pasa más de un par de meses, no? Con suerte, en este 14º libro, ellos habrán cumplido no más de 6 años más... OYE! Me da curio!! Sale a colación el tema de los cumpleaños en algún momento de la saga?

      Eliminar
    6. ... ay, esas flechas quedaban mejor en el cuadrito mientras escribía :( :( :(

      Eliminar
    7. Jajajaja. Igual se entienden las flechas :P (Ojalá pudiera no dormir literalmente, me haría todo más fácil jajaja).

      Un tiempo sí que pasa, aunque John no es demasiado concreto con el tema de las edades y los cumpleaños. En el primer libre, Charlie tiene 33, y Ángel, que es el más grande, tiene 40. Yo le calculo que, para el último libro que leí, El Invierno del Lobo, Charlie ya anda por los 45 (aunque puedo estar contando mal). Que me acuerde ahora, John tampoco menciona nunca las fechas de cumpleaños de ellos tres. Bird sí menciona un par de regalos que le hizo Ángel para dos de sus cumpleaños, pero no tiró la fecha, me parece :P

      Eliminar
  2. Adoro vuestro blog estacional. El otoño me encantó y es mi estación favorita pero esta es más monaaa con su muñequejo y los pajarotos y la nievedurria :)

    Bueno, al libro jajaja ¿Te puedes creer que tengo muchísimos policiales empezados y no me disgustan y no los consigo acabar? Este me llama también pero quizá tampoco lo acabe :s Soy horrible.

    Chocolatibesos nevados (?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AYYY POR DIOS QUE ESTOY METIDA EN UN CÍRCULO, ¿Queréis encerrarme y ponerme a dieta sin chocolate?

      Acabo de salir de un examen, ignorar este comentario...

      Eliminar
    2. Me encantan tus comentarios con palabras inventadas! Bendita sea tu madre! :D :D

      Está molón, eh? El detalle de los pajaritos en la cabecera es precioso! Gis es una genia :D :D

      Los policíacos son difíciles de terminar, pero si pasas del primer 15% de páginas, la historia mejora cantidad y te enganchas a la saga completita. Intenta con ésta a ver. Eso sí, tienes que pasar de las primeras 50 o 60 páginas para engancharte ;)

      De qué círculo hablas?!?!?! Sí! Tienes que dejar el chocolate, porque ya no hay quien te siga el tren ajjajajajajajajajaja

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La enfermedad de las emociones: el trastorno bipolar — Varios Autores

Teutoburgo — V. M. Manfredi

Tarta de almendras con amor — A. Vallvey

Herida muy profunda — Marissa Farrar